Colaboraciones

Viajar en Pareja

Por: David Fridman

Hace poco hablé de lo divertido que es viajar solo y muchos de ustedes comentaron que no viajaban solos porque siempre viajaban con sus novios y novias. Después de hacer un análisis personal de mi vida y después de varias sesiones con mi psicóloga, me di a la tarea de hacer investigación de campo acerca de lo que es una pareja y mis conclusiones son las siguientes:

Que importante es viajar con alguien para realmente conocerlo. Como lo dijo un viejo sabio (y Carmen Sandiego): “Si realmente quieres conocer a alguien, viaja con él.”

El conocer a alguien tiene muchas etapas. Conoces a alguien cuando van a comer a un restaurante y pide el aderezo aparte y trata al mesero como compadre.  Conoces a alguien cuando están viendo una serie juntos y se adelanta unos capítulos cuando tu estas atorado en la oficina. Conoces a alguien cuando le otorgas el privilegio de un cajón en tu cuarto y solamente mete calzones y mazapanes para el antojo de madrugada.

Pero si realmente quieren conocer a alguien, un viaje es decisivo.

Cuando uno está en una relación, yo creo que lo primero que se debe hacer es viajar juntos. A lo mejor antes de viajar juntos estaría bien tener un full-disclosure sobre su árbol genealógico nomas para asegurar que no hay un genocida en sus genes, pero un viaje debe de ser su segundo punto en la lista.

Esas parejas que se casan y su primer viaje juntos es la luna de miel yo siento que están destinados a muerte por cónyuge.  No sé, siento que es una buena idea que si vas a comprometerte a pasar el resto de tus días con una persona, estaría bien conocer sus hábitos viajeros antes de escoger el sabor del pastel.

Les voy a dar algunos tips para cuando viajen en pareja, y si lo que están pensando es “Ay, David, paaaarfavaaaaaaar… con qué cara nos vas a venir a dar consejos si tú llevas soltero 84 años… JAJAJAJA!!! JAJAJAJAJAJA!!! AAAAAAAAAAA JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!!!”

Amiguitos: el coach nunca juega. Y qué groseros son.

1.- Take the lead and cease the lead. A diferencia de la Salsa, donde el hombre siempre tiene que ser el que dirige (a mi no me griten, así es la regla), cuando se organiza un viaje en pareja, las dos partes tienen que tener el mismo poder de decisión. Supongamos, por ejemplo, que van de visita a Wakanda. Uno de ustedes va a querer ir a ver el museo de Vibranium y el otro va a querer ir a una clase de Krav Maga. Si no pueden ponerse de acuerdo para tomar esta sencilla decisión, ¿cómo esperan escoger vajilla? Se puede ceder en este tipo de situaciones, pueden hacer ambas actividades. Lo más importante para tomar en cuenta es que hay que tener a la pareja contenta.

2.- El matrimonio no es una democracia. Es más bien como una biocracia. Y tal y como su palabra lo indica (Bio: dos, Cracia: decisiones), las decisiones las toman ambas partes. Para haber escogido Wakanda como su destino, tuvieron que haber estado de acuerdo los dos. Ya que se tomó esa decisión, hay que procurar tomar todas las demás decisiones en conjunto. Recuerden la regla 1: esto no es Salsa.

3.- Bienes. El dinero siempre es un tema incómodo, complejo y muy adulto. Si todavía no han hablado del pre-nup, esta es una extraordinaria oportunidad para ir tanteando las aguas de cómo va a ser su futuro. Si son una pareja mouderna,-hipster-cool-#metoo-#timesup y el costo del viaje se divide entre ambos, lo correcto es que las dos partes pongan la misma cantidad de dinero y ese sea el dinero que gasten durante la vacación. (en el caso de que sean Megan Markle, háganse los occisos y dejen que todo corra por cuenta de la realeza) (te odio Megan).

4.- Higiene. Si son de esas parejas que se ven diario y resulta que oops, un día les dio flojera bañarse, pues no importa porque las ferormonas generan calentamiento. Pero si van a pasar 24 horas del día juntos por varios días, si es recomendable subirle un poquito a su filtro higiénico y echarle mas ganitas a terminarse el desodorante en tiempo record. También es un buen momento para adoptar hábitos que no tienes. Ejemplo: si tu charro usa hilo dental diario y tu no, pues no sé, a lo mejor es un buen momento de empezar a mimetizar este hábito. Encías sanas son encías felices.

5.- Adaptación. El arte de adaptarse a las situaciones y a los imprevistos que presenta la vida – y un viaje – es una herramienta que se tiene que trabajar constantemente. La improvisación no solo puede salvarles la relación, también puede salvarles la vida y ver realmente de lo que estamos hechos. Supongamos que su destino fue Malasya y están relajados en la alberquita chingándose un Mai Tai cuando de pronto ¡¡¡TSUNAMI!!! Ahora es cuando realmente vamos a ver de que estamos hechos, y pues si tu habilidad de adaptación logra rescatar a algún náufrago o a una mujer con un tubo atravesado en el abdomen, te aseguro que se van a enamorar más de ti porque ¿quién no ama a un Avenger? Neta.

Bueno amiguitos y amiguitas, estos son mis consejos para viajar en pareja. Si están de acuerdo, ¡woohoo! Y si no, espero que su vida de soltería sea igual de agradable que la mía. #amishoras

Y recuerden: Apoyen la campaña de #DaveConAlanXelMundo para que #SanAlan me lleve de vacaciones con él! Merezcooooooo!

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

David Fridman

Jaiaiam David. Nací el 15 de Noviembre. No les digo que año porque no quiero pero ustedes calcúlenle que en ese entonces Paulina era güera natural… Entonces, a mi corta edad de muchachito chilango siempre supe que me gustaba ser actor. Era de esos que les hacía shows a mi familia. A veces era Raul Velasco presentando a mi hermana haciendo su imitación de Gloria Trevi. A veces hacía sketches en los que yo era el jefe de una empresa multimillonaria y mataba a todos mis empleados (también interpretados por mi hermana). A veces nomás contaba chistes o bailaba y mi familia –bendita sea – me aplaudía todas mis pendejadas. Luego de eso crecí y se me quitó la gracia, pero seguí actuando. Ahora un poco mas profesional. Me mudé a NY a estudiar en Atlantic Theater Company y viví allá 4 años. En esos 4 años me tocó salir en varias películas y obras de teatro y yo era bien feliz. Luego me tuve que regresar a México por que se me terminó la visa de chamba y ya no era tan feliz. Y ahora estoy feliz interpretando mi papel en el mundo de un struggling actor más en esta ciudad en la que si algo sobran son políticos pendejos y struggling actors. Nomás que a nosotros no nos regalan iPads.

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario