Curiosidades

En busca del conde Drácula en Rumania

La quinta entrega del universo de El Conjuro llega a los cines y en La Monja, viajaremos a un monasterio en Rumania para investigar la muerte de una religiosa, todo esto envuelto en un halo de misterio y terror que nos tiene acostumbrados la franquicia.

Aprovechando que una de las locaciones principales fue el Monasterio de Cârţa, al sur de Transilvania, sitio famoso por sus historias de vampiros y la imponente figura de Drácula, les dejamos cinco lugares para visitar en Rumania relacionados con el personaje de Bram Stoker, así como Vlad Tepes.

Castillo de Bran

El castillo de Bran es quizá el sitio que primero nos viene a la mente cuando pensamos en Drácula, pues se dice que Bram Stoker se inspiró en este sitio para describir el hogar de este popular vampiro.

Este lugar se ubica a treinta kilómetros de la ciudad de Brasov y a 200 de Bucarest. Se encuentra sobre un roca de 200 metros de altura e impresiona por su arquitectura medieval bien conservada, en la que destacan sus increíbles torres; además el paisaje que lo rodea hace que la experiencia sea única.

Se dice que Vlad Tepes, también conocido como Vlad el Empalador y quien inspiró el personaje de Drácula, estuvo encarcelado en este lugar.

El castillo estuvo abandonado durantes varios siglos, hasta que en 1902, se cedió a la reina consorte, María de Rumania.

Durante la temporada alta, que va del 1 de abril al 30 de septiembre se puede visitar de martes a domingo de 09:00 a 18:00 horas y los lunes de 12:00 a 18:00 horas, siendo las 18:00 horas la última hora de admisión.

En temporada baja, que va del 1 de octubre al 31 de marzo se puede visitar de martes a domingo de 09:00 a 16:00 horas y los lunes de 12:00 a 16:00 horas, el último horario de admisión es a las 16:00 horas.

Los precios de las entradas son los siguientes:

Adultos: 40 leus rumanos (8.5 euros)

Mayores de 65 años: 30 leus rumanos (6.5 euros)

Estudiantes: 25 leus rumanos (5.5 euros)

Niños: 10 leus rumanos (2 euros)

En este castillo también pueden disfrutar de varios eventos como conciertos, desfiles, etcétera. Si quieren conocer más detalles sobre el castillo de Bran y las actividades que ofrecen, visiten su página oficial y los eventos 

Cluj Napoca

En el norte de Transilvania se ubica esta ciudad, la segunda más grande de Rumania, y está rodeada por paisajes increíbles, los cuales sirvieron de inspiración para dar vida a los dominios de Drácula.

En Cluj Napoca pueden caminar por sus calles, admirar su arquitectura, en la que destacan edificios medievales, barrocos y la segunda iglesia gótica más grande de Rumania.

Además encontrarán varios lugares bohemios como cafés y restaurantes, así como festivales de música y arte contemporáneo.

Cluj Napoca se ubica a casi 6 horas de Bucarest y a 4 de Brasov.

Monasterio de Snagov

Si leyeron La Historiadora, de Elizabeth Kostova, seguramente recordarán este sitio.

Este monasterio se ubica en una isla del lago Snagov, a unos 40 minutos de Bucarest. Según lo locales, en este lugar está enterrado Vlad Tepes, sin embargo no se ha logrado verificar este dato.

En este monasterio encontrarán una lápida en el lugar donde se supone se encuentran los restos de Tepes. Además, si van durante el invierno, a las primeras horas del día, el sitio se llena de niebla, dándole un toque más tenebroso y especial al lugar.

Monasterio de Comana

Este lugar es donde la mayoría de los historiadores creen que está enterrado Vlad Tepes. De hecho, en este sitio se encontró un cuerpo sin cabeza, el cual, se dice pertenece al Empalador.

El monasterio se ubica en el condado de Giurgui. Antiguamente se encontraba en medio de un pantano y solo se podía llegar a él a través de un puente de madera.

Sighişoara

Vlad Tepes nació en esta ciudad, en 1431, y aún se encuentra la casa en la que vivió este personaje hasta los cuatro años.

La casa es conocida como Casa Vlad Dracul y se puede visitar todos los días de 10:00 a 22:00 horas. La entrada tiene un costo de 5 leus rumanos (1.25 euros)

EXTRA: Monasterio de Cârţa

Este monasterio de la región Ţara Fagarasului en el sur de Transilvania, en Rumania, fundado en 1198 por los monjes de la abadía Igriş  y en la película de La Monja actúa como un misterioso personaje más. Aunque no cuenta con una historia sobrenatural, visitarlo les permitirá admirar su impresionante arquitectura gótica.

Hoy en día sólo se puede ver parte del monasterio una vez construido, ya que fue parcialmente destruido. En la actualidad, ha sido restaurada y transformada en una iglesia luterana evangélica.

Dirección: Mănăstirea Cârţa, Cârța 557070, Rumanía

Horario: Martes a sábado de 09:00 a 18:00 horas y domingos de 11:00 a 18:0 horas.

Costo: 5 leus romanos (1.25 euros)

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Miriam

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario