Una de las actividades más populares en el Caribe Mexicano es el nado con tiburón ballena, el pez más grande del mundo. El área entre Holbox e Isla Contoy presenta en el verano una de las mayores concentraciones de este animal en el mundo, haciéndolo ideal para interactuar con él. Sin embargo, en los últimos años la demanda por esta actividad ha provocado un aumento en los permisos y la cantidad de embarcaciones que de mayo a septiembre salen a realizarla.

Para muchas personas, el nado con tiburón ballena es un “highlight” de su viaje. Se vende en toda la Riviera Maya, aunque es particularmente popular en la Isla Holbox debido a la cercanía a la zona donde suelen encontrarse. Hay muchas dudas de los viajeros respecto a esta actividad y este artículo tiene la intención de contestar algunas de ellas.

¿Es seguro?

El tiburón ballena, aunque es un tiburón y puede llegar a tener el tamaño de un autobús, come plancton. Así es, uno de los animales más grandes del planeta come uno de los más pequeños. No comen carne, ni si quiera tienen dientes, así que no te preocupes, el tiburón ballena no te va a morder. Hay que tener cuidado con el tamaño del animal y particularmente con su cola, pues son tan grandes que si te acercas demasiado puede llegar a golpearte.

Hay que saber nadar. Curiosamente el mayor peligro pueden llegar a ser otros turistas. Eso les contaré más adelante.

Foto: Shutterstock

¿Es peligroso para el animal? 

En muchos sitios del mundo se hacen interacciones con tiburones ballena y ninguna ha demostrado que nadar con él moleste o afecte al animal. Lo que sí es verdad es que las embarcaciones en que se lleva a los turistas han llegado a lastimar a estos majestuosos animales. 

¿Es caro?

La respuesta es sí, es caro. Sobre todo ahora que se ha vuelto tan popular, los precios por nados con tiburón ballena van desde los 1,800 hasta 3,500 pesos por persona. Entre más lejos te encuentres del punto de alistamiento, más cara es la actividad debido al transporte. Cuando la temporada es baja y no hay seguridad de ver a los tiburones el precio es más barato. 

¿Desde dónde puede hacerse?

La actividad se ofrece prácticamente en toda la Riviera Maya, pero el punto donde se realiza es el mismo, entre Isla Contoy y Holbox. Así que entre más lejos estés de este punto habrá que tomar en cuenta el tiempo de traslado que puede llegar a ser de 2 o más horas, contando carretera y navegación.

Los sitios más prácticos para hacerlo es Isla Holbox, Isla mujeres y Cancún.

Foto: Shutterstock

¿Es ético?

Esta es una pregunta complicada y voy a tratar de contestarla narrando mi experiencia.

Hace poco más de un año tuve la oportunidad de hacer el nado con tiburón ballena. Salimos de Cancún y en el camino tuvimos la fortuna de ver muchos delfines. Esta actividad me emocionaba mucho, pues tenía años con el deseo de hacerla pero por diversas situaciones no se había dado la oportunidad.

Acercándonos al punto de avistamiento, logré ver a lo lejos una gran mancha, como si fuera una isla. Cual fue mi sorpresa que conforme nos acercamos pude darme cuenta que la que pensé era una isla en realidad era la enorme cantidad de botes con turistas que estaban esperando a que los tiburones subieran a la superficie para iniciar la actividad.

Debo confesar que esto fue una gran desilusión. Sabía que era una actividad popular pero no tenía idea que tanto. Eran unos 40-50 botes a la caza de este majestuoso pez. Todos llenos de turistas de todo el mundo. 

El problema radica en que el tiburón ballena es un animal salvaje y no se puede controlar el número de ellos que suben a la superficie a alimentarse, momento que se aprovecha para nadar con ellos. Ese día solo subieron 4, imaginen ¡4 tiburones ballena para 40 embarcaciones!

Cuando por fin llegó mi turno no dudé ni un segundo en aventarme al agua y nadar al lado de este gigante. Nadé con todas mis fuerzas para alcanzar su ritmo pero vaya que son rápidos. De repente sentí que algo pesado me caía encima.

Ese algo pesado no era más que un turista que acababa de aventarse al agua para nadar con el tiburón. Desconcertado dejé pasar al animal y al tiburón jajajajajaja y regresé a la lancha. Mi nado duró menos de un minuto. Ya no pudimos nadar más con él, algunas veces cuando hay pocos se prohibe el nado y solo se permite verlos. 

Me sentí muy decepcionado. Había leído decenas de veces sobre lo mágica de esta vivencia. Sin embargo mi experiencia fue completamente diferente. 

Por su puesto que he conocido personas que su historia es opuesta a la mía y han tenido el tiburón casi para ellos solos, nadando largo ratos con él, pero temo decir que esa no es la regla. 

En mi última visita a Holbox estuve platicando con varios lancheros al respecto y todos coinciden que, ya son demasiadas lanchas, demasiados turistas y se está colapsando. 

Foto: Shutterstock

¿Qué podemos hacer?

En mi opinión, si nadar con el tiburón ballena no es un sueño de toda tu vida, lo mejor es evitar hacerlo, por lo menos hasta que la situación se regule (si llega a suceder) y pueda encontrarse una solución equilibrada para humanos y tiburones. En teoría hay muchas reglas para esta actividad, solo pueden lanzarse al agua dos personas a la vez, debe mantenerse una correcta distancia entre otras. Pero la realidad es que gente de todo el mundo paga para hacerla y no siempre se siguen al pie de la letra. 

Lamentablemente una de las soluciones es disminuir el número de participantes, de permisos y aumentar el precio, aunque ya es alto. Creo que modelos de turismo sustentable como los gorilas en África central pueden llegar a aplicarse con éxito a actividades como esta, allí los permisos cuestan entre 600 y 750 dólares por persona. Solo unas 80 pueden visitar a los gorilas diariamente, conservado el equilibrio. 

Otra solución sería disminuir considerablemente el número de participantes, pero esto se vería obviamente reflejado en las ganancias y la realidad es que donde no hay dinero no puede haber conservación. Ojalá las actividades y los locales entiendan el delicado entorno y cómo el turismo en masa puede llegar a afectar. 

Nosotros como viajeros podemos poner de nuestra parte evitando realizar este tipo de actividades si no nos mueve algo verdaderamente profundo. Si quieres tu foto para Instagram, palomear una actividad o simplemente porque no tienes nada mejor que hacer NO LO HAGAS. 

Si estás en Holbox, un tour alternativo al tiburón ballena es la visita a Cabo Catoche, que pueden ver en este video o disfrutar de la espectacular bioluminiscencia. 

La bioliuminiscencia es un espectáculo natural que se da gracias al plancton (ese mismo que come el tiburón ballena) que al igual que las luciérnagas, se iluminan cuando el agua es sacudida. 

Foto: Shutterstock

Para que esto pase son necesarios varios factores. 

Total oscuridad. Es necesario que no haya nada de luz. Ni luna. Los días de luna nueva son los mejores y habrá que ir a zonas de la isla donde no haya luz artificial. En caso de que haya luna habrá que buscar las horas previas a que la luna se asome.

Quienes hacen este tour en Holbcx son los taxistas y suelen cobrar alrededor de 250 pesos. Pasa por ti a tu hotel y te llevan a la zona que ellos saben hay bioluminiscencia. Tengan en cuenta que esta actividad requiere meterse al mar en completa oscuridad y que además la luz provocada por el placton es tan tenue que no puede fotografiarse.

Espero que estos consejos les hayan servido viajeros. Quiero saber qué opinan, ¿han nadado con el tiburón ballena? ¿Han conocido la bioluminiscencia? ¿Creen que es correcto nadar con ellos?

Sus comentarios son muy importantes.

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios