Ya me cansé de que la gente piense que soy millonario. Voy a revelar la verdad de mis viajes.

Todos los días recibo comentarios en mi página, en mi canal y en mis redes sociales preguntando cómo hago para costearme los viajes. Muchos han asumido que soy millonario, hijo de papi o hasta delincuente.

La realidad es otra. Mi economía está muy lejos de llamarse millonaria y tampoco soy hijo de Papi. Soy independiente desde que tengo 19 años. Trabajo duro y he decidido que cada peso que entre a mi bolsa será invertido en experiencias, en cosas que me llevaré cuando me muera.

Cuando hice mi primer viaje a la India ahorré durante un año la cantidad de 50 mil pesos para hacer el viaje de mis sueños. Duré un mes en Asia y hasta me sobraron 200 dólares. Ese viaje me cambió la vida y a partir de ahí siempre que no estoy viajando estoy ahorrando para el siguiente viaje.

Todos mis tips para ahorrar, para encontrar la mejor época y que no nos vean la cara de turistas ya los he compartido en esta página. Pero al parecer no es suficiente. Tenemos demasiado arraigado el pensamiento de que los que viajan son los ricos.

Yo también pensaba así, hasta que viajé.

ALAN CHINA VENTANA

Descubrí que estar un mes en el hostal de Tailandia me costaba incluso menos que el mes de renta que pagaba en ese entonces en la Ciudad de México. Me sorprendí cuando en China comí un platillo por el equivalente a 40 centavos de dólar. Visité museos en Londres en los que no cobran la entrada y pagué en Laos 40 dólares por un hotel que en México me costaría mas de 100.

Descubrí que quería conocer los lugares que no estaban anunciados en las agencias de viajes. Dejé Europa para después. Me fui por la libre. La mejor decisión.

No estoy diciendo que para viajar no se necesita dinero. Pero se puede viajar con mucho menos de lo que creemos. Tampoco voy a negar la realidad económica de los países que vivimos al sur de la frontera con USA. Pero amigo lector, si estás leyendo esto es porque tienes internet y… vamos tú me entiendes.

Con el tiempo y gracias a varias años de seguir terco con mi búsqueda de experiencias, Alan x el mundo fue tomando forma y siendo reconocido por la industria turística. De esa forma he podido contar con la ayuda de patrocinadores que me ayudan a solventar los viajes. Pero te digo. aún pongo de mi bolsa y mi blog no es para nada un negocio.

No ha sido fácil. ¿Pero qué caso de éxito lo es?

Yo creo que el mayor obstáculo de los que no viajan es el miedo y no el dinero.

ALAN MARRUECOS

No es para nada mi intención que la gente viaje 10 meses al año (aunque no es mala idea). Pero viajar una o dos veces al año es un proceso sanador y creo necesario. Es sólo cuestión de prioridades. Nos han enseñado que los viajes son un lujo y los lujos sólo se dan cuando el dinero sobra.

Pero yo creo que los viajes (y habrá que separar los viajes de las vacaciones) deben ser parte de la formación personal y profesional del ser humano y que cada uno de nosotros debe hacer un espacio en sus ahorros para los viajes como parte integral de su crecimiento.

En el momento en el que entendemos eso, dejaremos de pensar en viajar como esa actividad que hacemos cuando tenemos un dinerito extra o cuando nos ganamos una rifa. Los viajes transforman, nos hacen crecer y nos regalan valores necesarios para la sociedad en que vivimos. Así que démosle su lugar. Ese sitio que las cosas que realmente valen la pena en la vida deben tener.

Trabajamos para vivir y pocas cosas nos hacen sentir más vivos que los viajes.

Hay un mundo allá afuera esperando a los que no tienen miedo. A los que no pueden más con la rutina y se han dado cuenta que la vida es para sonreír, para disfrutar, para conocer. Para viajar!!!

VIAJA!!!

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios