Rodès o Rhodes

Leonardo Arreguin

La última parada de nuestro verano internacional era la isla de Rodas (Griego: Ρóδος). Una isla que se ubica al sur de la costa turca en donde se encontraba una de las siete maravillas del mundo antiguo, el Coloso de Rodas. La historia comienza en Atenas cuando dos amigas y yo estábamos a unas horas de partir a la isla de Rodas en ferry así como otros 120 mexicanos que estaban en el mismo curso. Después de la isla de Rodas y graduados del programa internacional los tres íbamos a seguir viajando un mes más por Europa y nuestro siguiente destino era Londres. En esta ciudad mi amiga Elizabeth ya nos había conseguido hospedaje con un amigo de su cuñado y lo único que faltaba para tener el itinerario perfecto eran los boletos de avión. Así que antes de abordar el ferry decidimos comprar nuestros boletos de avión Rodas-Londres en un café internet en Atenas. Fueron 5 días increíbles en la isla y al día siguiente era hora de partir para continuar nuestra aventura en Londres. Revisando los boletos de avión me percate que solamente eran 45 minutos de vuelo, lo cual es muy extraño si tomamos en cuenta que la isla de Rodas está a un lado de Turquía. Fue así como se revelo un error fatal, los boletos que habíamos comprado decían Rodès-Londres.  Rodès es una ciudad que se ubica al sur de Francia en la región de “Midi-Pyrénées”.  A primera vista este error podía solucionarse cambiando el vuelo ya que estábamos a 24 hrs de partir, pero existía otro problema, Ryanair no vuela en Grecia. A este problema se le junto que todos los vuelos estaba saturados debido a que era temporada alta en la isla y además que 120 mexicanos iban a salir en los próximos días. Encontramos un vuelo con lugares “disponibles” a un precio accesible que salía en 48 hrs rumbo a Bélgica y de ahí podíamos aprovechar nuestro boleto de Ryanair y hacer una conexión a Barcelona, España. Nuestro itinerario de conocer Londres había cambiado drásticamente y debíamos aprovechar esa oportunidad para poder salir de la isla. Todo iba como lo planeado hasta que me toco comprar mi boleto de avión, el vuelo a Bélgica se había llenado. El lado bueno de esta situación era que mis dos amigas iban a viajar juntas, por lo que no tenía de que preocuparme. Ahora solo faltaba encontrar una solución para mí, durante esas horas en el aeropuerto pude investigar que a las 3 am salía un vuelo a Londres de la empresa Thomas Cook y que existía la posibilidad de que el avión no se llenará.  Lo único que debía hacer era esperar a que todos los pasajeros abordaran y revisar si había un asiento disponible para comprarlo. Para no perder mi vuelo en Ryanair y sin tener otra opción, decidí jugármela y cambie el vuelo por uno con destino Londres-Barcelona para salir 4 días después, sin tener la seguridad de que pudiera llegar a Londres.

Sin perder más tiempo regrese al hotel a preparar mi maleta y poder despedirme de los amigos que pudiera en tan corto tiempo. El hospedaje en Londres en caso de que pudiera llegar iba ser con el amigo del cuñado de mi amiga, el cual por supuesto no conocía.

3 am – después de esperar que todos los pasajeros abordaran solicité si había un asiento disponible, la respuesta me alegro y todavía más cuando me indicaron el precio del boleto €100.

 Después de un vuelo bastante cómodo y más relajado porque ya estaba rumbo a Londres, no falto el “amable” recibimiento por parte de la señorita de migración. No sé si fue porque era el único extranjero en un vuelo lleno de ingleses o por la procedencia del vuelo. Las preguntas iban desde ¿Qué hacías en Grecia? ¿Cuántas tarjetas de crédito tienes?  y una infinidad de preguntas más, hasta que llegó a la pregunta ¿En dónde te vas a quedar y con quién? Por supuesto use el ingenio que nos caracteriza a los mexicanos y mi respuesta fue con mi mejor amigo Daniel el cual tengo muchos “años de conocer” el famoso amigo del cuñado de mi amiga.

Son las 8 am de un sábado cuando llamo a la puerta del departamento de Daniel, sin conocerlo me da una cálida bienvenida al que fue mi hogar durante 4 días que pase en Londres. Nos hicimos muy buenos amigos y hace poco vino a México de visita por lo que me dio mucho gusto reencontrarme con él. Por último alcance a mis amigas en Barcelona.

 @leoarreguin

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios