Esta es una de las preguntas más frecuentes que recibo en mis redes. Las principales ciudades del mundo ofrecen tarjetas pre-pagadas para visitar sus atracciones. Las más populares son los City-Pass que hay en varias ciudades como Nueva York, Chicago, San Francisco, Toronto y más. Y el New York Pass con sus equivalentes en París, Londres, Berlín y otras ciudades.

Otras ciudades populares con el turismo tienen este tipo de tarjetas con diferentes nombres, son cada vez más populares y en teoría toda ciudad que se precie de ser muy visitada cuenta con al menos una opción. Para todas aplica el mismo criterio, para saber si son lo que necesitas o no.

A excepción del City-Pass, las tarjetas suelen funcionar básicamente como un boleto prepagado que saldrá mejor a cuenta entre más lugares visiten.

El City-Pass es menos costoso, pero con el número de atracciones más reducido, solo conviene si se usan todos los boletos.

3Foto: Shutterstock

¿Cómo saber si son para ti?

Para poder sacar el mejor provecho a estas tarjetas y no tirar tu dinero a la basura es importante la planificación.

Si es tu primera vez en la ciudad que visitarás y quieres ver lo más posible, estas tarjetas son una gran opción, sin embargo debes saber algunas cosas.

Las tarjetas prepagadas proporcionan un mayor beneficio entre más lugares se visiten. Eso significa que debes planificar muy bien tus días para organizar las visitas a los lugares sin correr y que puedas disfrutarlos.

Asegúrate que la tarjeta incluya todos los lugares que quieres realmente conocer. Para ello hay que hacer la tarea antes del viaje. En muchas de estas tarjetas algunos sitios muy populares no están incluidos -por ejemplo el NY Pass no incluye el One World Observatory- y no tomes en cuenta atracciones que en realidad son gratuitas o de precio sugerido -por ejemplo el Met y el Museo de Historia Natural –

6Foto: Shutterstock

Haz una lista de los sitios que quieres conocer y sus precios de entrada (puedes verlo en la página del pase o en sus respectivas páginas oficiales).

Haz un itinerario para saber cuáles y cuántos de ellos puedes visitar en el menor tiempo posible, haciendo una ruta inteligente que implique el menor desplazamiento necesario.

Suma y compara con la tarjeta prepagada

Toma en cuenta los tiempos de traslados. Google y City Mapper pueden ayudarte. Agrega un margen del 30% del tiempo por cualquier cosa y considera algunas filas en las atracciones.

Checa los tiempos de apertura y cierre, así como los días en que no abren al público.

Si tu pase tiene opción de transporte revisa antes que realmente vayas a necesitarlo para que salga a cuenta. En el caso del NY Pass, que incluye los autobuses Hop-on Hop-off, considera que generalmente hay mucha fila para abordarlos. El tiempo también es dinero.

5Foto: Shutterstock

Cuando se visita una ciudad por segunda o tercera vez generalmente estas tarjetas no son de mucha ayuda pues los lugares a conocer se vuelven más selectivos. Pero siempre hay excepciones.

El mejor tip para estas tarjetas y para cualquier viaje es PLANIFICACIÓN, de esta forma podrás sacarle el mayor provecho al pase.

Cada caso es distinto y no a todo mundo le vienen bien estas tarjetas. La regla general es que no hay regla general.

Si tú eres de los que quiere ver la mayor cantidad de cosas posibles, eres bueno para planificar, orientado y curioso, estas tarjetas pueden ser de mucha ayuda.

El City Pass es más flexible con los tiempos, pues tiene una duración de 9 días. Conviene siempre y cuando se usen todos los boletos.

7Foto: Shutterstock

Espero que le haya sido de ayuda este artículo y me encantaría que si tienen alguna experiencia con estas tarjetas la compartan en los comentarios.

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios